Páginas

Curso 2016/17

jueves, 27 de abril de 2017

Decimoséptimo Ejercicio. Continuar este relato de la escritora Elena Casero



UN MAL EJEMPLO

Lleva varios colgado de los hilos del tendedero, bamboleándose como una vela vieja. Menos mal que es invierno y el frío conserva. Lo malo va a ser cuando llueva, que nos va a poner la ropa perdida con el goteo de sus humores.
Elena Casero

CONTINUACIONES DEL RELATO 
Alfredo Fornas
[días] 
Siempre he considerado que hacer "balconing" en temporada baja es una mala idea. 
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
[días] 
Todos los años nos encontramos con la misma estampa. Hablaré con el Ayuntamiento para que cambie la ubicación del maldito Certamen Internacional de Balconing.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
[días] 
Desde que atracó el banco, vivió recluido en su casa, sin necesidad de trabajar más. Se sumergía en las redes sociales, foros y páginas de Internet durante horas. En este entorno virtual se dedicaba a difamar e insultar por puro placer, por puro odio. Un día notó que su corazón se empezaba a pudrir, pero no le importó porque no sentía amor por nadie. La ponzoña se fue extendiendo por todo su cuerpo, pero no tenía tiempo. Al cabo de unos días, todo su cuerpo supuraba y eso le preocupó, porque el ratón del ordenador le resbalaba y con la lengua hinchada y llena de gusanos no podía hablar por teléfono para pedir pizzas a domicilio. Decidió orearse y se colgó del tendedero para secarse la pus, como la ropa mojada, pero aquella fue su última mala decisión. ¿Donde están los cuervos cuando se los necesita?




lunes, 24 de abril de 2017

Amelia Díaz Benlliure. Una historia no contada. Parnass Ediciones, Barcelona, 2017.



Amelia Díaz Benlliure 
Una historia no contada 

Parnass Ediciones, Barcelona, 2017. 

El tercer poemario de Amelia Díaz Benlliure aborda la cotidianidad del desaprendizaje a causa de la degeneración neuronal en la senectud. El poemario constituye un testimonio de cómo se niebla y desaparece el anclaje con la realidad a causa de la pérdida de la capacidad lingüística. Tras el asedio al sentimiento de marginalidad en Manual para entender las distancias (2011) y el reto compositivo especular de Tuya es la voz (2013), en esta ocasión Amelia Díaz Benlliure “narra” una vivencia que, como una enfermedad que acelera el cumplimento del futuro, es compartida hoy en día por muchos y en no pocos casos permanece adargada tras los tabúes del silencio. Nada es tan auténtico como asistir a ver la realidad desapareciendo porque las palabras no son capaces de nombrarla, ni siquiera estas acuden a la boca para convocar la magia del lenguaje. Lo que no puede ser nombrado se borra de nuestra visión —“¿Dónde se esconden los recuerdos…?”, se pregunta—, porque vemos con las palabras y sí, hay cegueras que nos condenan al mutismo de una clausura sobrevenida. 

 La poesía de Amelia Díaz Benlliure atestigua el silencio: su llegada, su conquista, su estrategia para sepultar en vida a quien le acecha. La poetisa es testigo de todo ello y no rehúye el pudor de enfrentarse a la situación a pesar del parentesco sanguíneo que la une con el “personaje” que protagoniza la “tragedia”: “Mi madre duerme y es una niña”. ¿Cómo vencer a un destino que nos deteriora y cuyo límite es la aniquilación? No hay respuesta. Y no porque esta no se pueda intuir, sino porque el tiempo devora las palabras y ni la luz amarilla de los ojos es capaz de convocar un sortilegio que nos arranque de las fauces de un presagio que todo lo nubla. 

 Poco a poco, el tiempo convierte a los hijos en cuidadores de sus padres inmersos en una regresión tiránica que les vence. De ahí que Amelia Díaz se lamente y reproche al pasado no haberla preparado para lo que le podía caer encima. La queja se centra en su madre: 

Que te volviste mi niña en una historia no contada, 
que en mis noches infantiles olvidaste prepararme para ser tu madre, madre. 

 Y en este mensaje enfrenta al “madre”/personaje con el “madre”/vocativo; la primera no habló cuando pudo –enmudecida por la imposibilidad de acertar el futuro—, la segunda no contesta ahora —cercenada la palabra por la decadencia neuronal. 

 Afirma Benedetti que el futuro está “cargado de memoria”, pero, ¿qué ocurre cuando esta es silenciada? Nada queda sino un regreso paulatino a lo que fuimos, a la niñez incluso, aquella en la que los esfínteres eludían la disciplina de la domesticación. “Regresión”, lo llaman las modernas polianteas: y no es más que silencio. 

Amelia Díaz Benlliure se adentra en un lenguaje cercano al de la “mística”, pero laica, naufragando en el proceso de lo inefable. Allí donde Juan de la Cruz no encuentra palabras para comunicar una unión navegable en la deidad, Amelia rema en un desierto gobernado por la ausencia de palabras que expresen una filiación que une tanto que convierte a la hija en madre, en madre de la que fue su propia madre. San Juan ve en la fusión Dios/alma lo que aquí es madre/hija, y si en el santo el alma es hija de Dios que regresa a Él, aquí ocurre otro tanto, aunque instalándose en lo terrenal, claro. Ambos procesos, tras la nebulosa “gris” del desaprendizaje, del alejarse del lenguaje, acaban en una unión que es un regreso, aunque uno se “venda” como gozoso —un éxtasis— y el otro como una claudicación —un descenso infernal— que cierra un círculo. 

PASQUAL MAS

Más información sobre este libro y la autora:

lunes, 3 de abril de 2017

Paloma Catalán, alumna del Taller de Escritura de la Uji, gana el concurso semanal de microrrelatos de Radio Castellón.



Centró su esfuerzo 

Centró su esfuerzo en las diminutas letras negras que tenía delante. Si se concentraba lo suficiente podría conseguirlo. Tan solo necesitaba unos segundos más y todo habría terminado. Sabía que podía hacerlo. Sulfato de sodio, ácido glicólico, parabenos. Ya casi lo tenía, un poco más de esfuerzo… ¡Sí! Ya estaba. Volvió a dejar el champú sobre el plato de ducha y tiró de la cadena.

 Audio del programa

sábado, 1 de abril de 2017

Decimosexto Ejercicio. PLAZA MAYOR DE MADRID.


PLAZO: hasta el 15 de mayo de 2017 

EXTENSIÓN: un máximo de 100 palabras más un título que no exceda de las 10. 

TEMA: la temática del certamen girará en torno a la Plaza Mayor de Madrid con motivo de la conmemoración del cuarto centenario de su construcción. De esta forma, en los textos presentados a concurso tendrán que aparecer en al menos una ocasión las palabras “Plaza Mayor”, juntas y en ese orden. 

Se podrá presentar un máximo de dos microrrelatos. 
Más información en las BASES

Ejercicio Decimoquinto. UNA NOCHE DE VERANO

PLAZO: 24 de mayo

EXTENSIÓN: máximo 200 palabras en el cuerpo del relato, incluido el título.

TEMA:  “Una noche de verano”. 

JOSEPH NOEL PATON
Estudio para "La disputa entre Oberón y Titania" (Study for The Quarrel of Oberon and Titania, ca. 1849) 

Más información en las